domingo, 13 de septiembre de 2009

Advertencia: angst

Pues... sí, llega un momento en que el cerebro te avisa, con cualquier tipo de problema psicológico, que está en su límite y necesita un descanso.

Eso mismo me pasó...

No sé, me puedo esperar de cualquier compañero de clase que me llame "rara", de algún usuario del foro que suponga que yo salgo a boliches... pero, no de alguien que me conoce. Francamente, cuando eso pasa, es lo peor que existe; es sentir que esa persona no te comprende, que eres un desconocido y no pasas más allá de un "hola y chau".

Ando muy paranoica, a veces tengo la necesidad de lastimar o lastimarme y eso no es bueno. Lo sé, lo he vivido y se trata de una advertencia que me hace mi propio sistema para que me detenga.

Necesito un tiempo, pero no para alejarme; sino para pensar seriamente en mi vida. Dentro de unas semanas me voy a inscribir en la universidad, ya lo tengo decidido y debo estar muy segura en el momento que entregue todo para esa parte de mi futuro.

El estar lejos del colegio me ha "liberado" la mente, con las pasantías no ando tan estresada y puedo disfrutar mi tiempo sin preocupaciones... el problema es que pronto acabará. El estar en este trabajo me ha permitido conocer otro tipo de gente y entablar relaciones en un nivel más maduro, algo que me ha gustado y se adecua mucho a mi forma de ser.

No voy a negar, me encata salir con mis amigos y lamento todo ese tiempo que desperdicie con estupideces mías, ya que fue tiempo que perdí y pude aprovechar mejor en ciertos aspectos sociales. Al estar con mis amigos, me siento parte de algo, me llena internamente y me sirve para mi futuro y mi crecimiento como persona...

Y, no puedo aceptar de buena forma que alguien malinterprete mis salidas; yo lo hago por la amistad, por pasar ese rato con la gente que conozco y tanto quiero, que hace tanto por mí y me banca de las mil y una formas... aunque sienta que no lo merezca.

Soy una persona muy sensible, todo me afecta. El hecho de que alguien no pueda ver lo que estoy pidiendo a gritos, me destruye internamente y me deja fuera de batalla...

Poco a poco, me marchito. No queda nada de valor en mí, no puedo ver bien hacia donde voy, no puedo sentir que va a pasar algo bueno y me estanco en mi propia laguna depresiva...

Peor si no hay compasión o si a las personas sólo les importa lo que pase con ellos: mientras no les afecte, está bien; si les afecta, no les importa el que está al lado. Es que ese tipo de personas no se puede poner en el zapato de los otros y sólo ve que le va mal a él en la vida, ni siquiera es capaz de recibir la ayuda de alguien porque así sería un debilucho que no puede obtener nada por su cuenta...




Me siento mal, sola y desesperada. Necesito salir a liberar la mente, distraerme con algo natural y sano... porque nunca me falta la ocasión que trato de recurir a los ansiolíticos para evitar sentir todo eso -que por suerte y desgracia, se perdió el frasco y no se venden sin receta-

Tengo mucho sueño y mañana me levanto un poco más temprano...

Buenas noches...

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Mendoza, Argentina