sábado, 23 de enero de 2010

Una hilarante desventura emplumada.

Bien, hace mucho que dije sobre escribir esto xD... la mayoría debe saber de qué se trata (sino les doy una pista: dice tener plumas.), porque se los comenté e.e y les tenía prometido explicarles la historia.

Será indirecta-directa, pero en sí la esencia de todo lo que pasó quedará intacta xD

Y como Frozen me recomendó, incluirá un relato+narración+notas científicas+screenshots si mi pc me lo permite. No se pierdan la colección de enlaces al final ^^

Así que empecemos -w-

Atención: cualquier semejanza con la realidad, no es pura coincidencia mas los nombres y algunas personificaciones se han cambiado y/o exagerado. Excepto las de Nosnibor-Fag.

Finc apto para mayores de 13, sino no hay rembolso.


----------------------------------------------------------------------------------

Capítulo primero: llega la paloma.


La pequeña Yasna se encontraba girando en círculos, feliz de la vida, en las praderas violáceas de Towinesia. En ese lugar, vivía junto a una comunidad de subnormales que disfrutaban de la vida viendo yaoi, comprando naftalinas, dibujando y escribiendo sobre los rollos gigantes de papel que creían en la montaña y bebiendo granadina de la fuente de cereza.

Toda Towinesia disfrutaba de un periodo de paz y armonía con los suyos, dejaban entrar a su país a cualquiera que le interesara el arte o los anime, incluso lo más friki que existiera. En pocas palabras, era el paraíso de los frikis.

Pero un día a finales de primavera, una nube negra se interpuso entre los rayos solares, causando una sombra que indujo desconfianza de los towinesianos.

La misteriosa figura empezó a descender en las proximidades de la entrada, mientras los aldeanos se preguntaban si se trata de un pájaro, un dragón o un avión. Era difícil discernir, pero estaban seguros que la criatura tenía alas y cuerpo de ser humano... al menos a lo lejos.

En la imponente puerta de madera, con decoraciones realizadas a mano, el ente esperaba por su aprobación para entrar a Towinesia. Los guardias lo aprobaron sin dudarlo, era normal recibir a gente encapuchada que venía de los cielos, aparte había firmando bien los papeles.

Pronto había un tumulto observando a la figura que entraba, muchos no mostraban interés y no estaban seguros de por qué dejaron sus actividades favoritas de lado, pero otros mostraban un poco de miedo.

El sujeto se detuvo ante la turba y se dispuso a presentarse.

—Hola, mi nombre es Nosnibor y me gusta hacer fics o sea capítulos de Teen Titans y soy muy fiel a mis amigas... vengo junto a mi amiga Nevar y lo que vale de un amiga o amigo es su linda amistad... —Dijo de forma segura, pero muy pasiva, ese tal Nosnibor. Aprovechó a que los espectadores estaban anonados, pero no por la sorpresa, para revelar quién era bajo la capa.

—¡Ah! ¡Tiene dos cabezas! —Chilló Nafxac escondiéndose tras un barril de habichuelas mágicas,. Era una niña del pueblo que tenía extrañas coletas en forma de equis.

—No amiguita, no te asustes —comentó Nosnibor disgustado —Ella está pegada a mí por pegamento, así nuestra amistad nunca se separará...

La apariencia del muchacho había petrificado a los presentes. Era una persona, pero no se parecía a ellos, más bien parecía un endémico de Camimérica Del Norte, con su cuerpo demasiado robusto y gorra roja hacia delante, cubriendo su pelo grasiento de tono oscuro. Sin embargo, tenía alas emplumadas y una chica pegada a su espalda, que parecía más de las regiones centrales de Camimérica.

—No hay que temerle porque es diferente —manifestó Sínica, otra pueblerina vecina de Nafxac —, a mí me parece una buena persona y aparte, todos aquí somos diferentes y nadie es originario de Towinesia —terminó de argumentar, con una sonrisa amigable, extendiendo su brazo a Nosnibor.

El chico lo tomó y besó su mejilla (algo que asustó a la mayoría de los presentes), lo que puso incómoda a Sínica. Algunos de los aldeanos se retiraron lentamente hacia sus labores, aunque extrañados por el nuevo residente.

Nosnibor, todavía con su sonrisa perturbadoramente feliz, se marchó hacia los Montarolleros de Papel.

Yasna, que había permanecido en el fondo, se acercó a Sínica y Nafxac para advertirles de un mal presentimiento:

—Ese nuevo residente es malo... malo. ¡Ah! —Bramó la muchacha con los ojos desorbitados y señalando hacia la nada.

—Eso dices de todos los nuevos... —Le musitó Sínica, de brazos cruzados.

—¿No deberían avisarle a los Cuatro que hay un nuevo habitante? —Dijo Nafxac sabiamente.

—Ellos lo saben todo. Ellos lo ven todo. Ellos harán panqués en el desayuno. —Murmuró Yasna, ahorcando un peluche de Flippy* que sacó de su bolsillo mágico.

Las otras dos muchachas retrocedieron lentamente.

Lejos del pueblo, a unos diez mil quinientos pasos de persona normal, se alzaba un castillo con sólo cuatro torres, una de veneno congelado con nitrógeno líquido, otra de helado cultivado en las tundras de Yanderusia, la tercera de guitarras heavys bendecidas con el poder de la Oscuridad y la última de animales acuáticos capturados con las Redes de Pesca del Señor Burns©®™. Allí vivían los Cuatro, conquistadores de Towinesia y máximas autoridades del lugar, de las cuales se sabía lo suficiente y mucho como para temerles.

Ellos eran: Lord Trigon, la autoridad suprema, Ellisif, controlando el uso correcto del caos y orden, Skadi Skadi no Mi, filtradora de colores, alimentos, trolls y lamers, y Torad, Rey de los Mares o al menos del único dentro de la frontera de Towinesia.

Y en el siguiente capítulo, hablaremos de ellos porque se me acabó el tiempo Ü

----------------------------------

No, no hay links porque no tengo ganas D:

1 comentario:

Akane Miyano dijo...

"Ellisif, controlando el uso correcto del caos y orden"

No sé por qué se me vino a la mente que usaba el corrector de Word para cumplir con su trabajo xD

Datos personales

Mi foto
Mendoza, Argentina